viernes, 31 de octubre de 2008

Pastillitas de colores


Pastillita 1:

Cómo se hace para disimular un moretón de tamaño imponente en la entrepierna??? Con qué cara una dice “te juro que fue la infeliz que me depiló que me reventó la pierna!!!”

(encontré fotito de moretón pero no pude evitar subir esto!!! jejejeje)


Pastillita 2:

Cómo se le hace entender al abuelito que el concepto del celular es que es un teléfono MOVIL???
Por qué mi progenitor NO ENTIENDE el concepto MOVIL???
Usa el celular SOLO cuando está en la casa (no tiene fijo), pero cuando anda por la calle o se va a laburar NO LO LLEVAAAAAAA!!! Grgrrrrrrrr!!!
Por mí salud mental y la de mi hermana, ALQUIEN QUE SE LO HAGA ENTENDER POR FAVORRRRRRR!!!

Pastillita 3:


A que no saben quién volvió???
Ssssiiiiiiiiiiiiiiii!!!
El pendejo bobo aburrido de ESTE post. Increíble. Llamó 2 veces... Pensará que me va a ganar por cansancio o me escuchó voz de hambre???

Pastillita 4:
Parece que a la bonita Kate le gusta el mismo perfume que a mí. El tema es que a ella le pagan para usarlo y a mí me cobran por hacer lo mismo.

Pastillita 5:

Chirola, hace 3 noches que a las 3.14 se pone a correr como un loco desatado. Qué hago con él??? Se lo mando al nene, que lo quería o a Vivius que ahora lo empezó a querer???

Pastillita 6:


Comprobado. Las cosas que deja un muerto hacen que algunas personas saquen a relucir todas sus miserias.

No hay caso, no me pueden ver tranquila...

viernes, 17 de octubre de 2008

Abuelito vs. Nuevas tecnologías, segunda entrega

3. Ingresando al raro mundo de los ringtones

Abuelito: se puede cambiar como suena??? Es horrible ese ruido.
eMe: bueno, escuchá y elegí.

Acto seguido, ooootra vez todos los ringtones que vienen por defecto (tarea que ya se había efectuado el mismo día de la adquisición del aparato).

Abuelito: ese, dejame ese.
eMe: ese es el que tenés ahora Pá.
Abuelito: no, no puede ser, el otro es horrible, además, dice Mozart pero eso no es Mozart, es una porquería.
eMe: (SO... CO... RRO…) bueno Pá, decime qué ringtone querés, vamos de nuevo.

Después de media hora de quemazón auditiva.

Abuelito: ese!!!
eMe: seguro??? No me vengas mañana con que no te gusta eh???
Abuelito: no, dejá ese. Si total son todos iguales.
eMe mentalmente: (aaaarrrrhhhhhhhhhhhhhhhhrrrrrrrrrr!!!!)

Una semana después.

eMe: qué es ese teléfono???
Abuelito: ah, el mío.
eMe: sonaba así???
Abuelito: no, le pedí a H. que lo cambiara, era horrible el que me habías puesto.

4. Consultando y (re)consultando

Le expliqué 4.846 veces cómo consultar el saldo. Las 4.846 veces me dijo que lo había entendido pero creo que dejó de preguntarme cuando vio cómo me temblaba el ojo derecho.

En la caja le escribí el código para llamar al buzón de voz, el código para cargar tarjeta y el código para consultar el saldo (no es con abono, es con tarjeta), sin embargo, cada vez que consulta el saldo se anota un papelito que pone en la cartelera de corcho de la cocina: 12/10 $20.

eMe: Pá, para qué lo anotás si podés consultarlo en cualquier momento?
Abuelito: para no llamar en cualquier momento.
eMe : pero tenés que hacer un papelito nuevo cada vez que hablás porque te cambia el saldo.
Abuelito: y bueno, qué me cuesta? Si estoy al pedo.

5. Programaciones mágicas

Abuelito: escuchame, yo no sé lo que pasa, pero se apaga solo este aparato y se prende y empieza a sonar como loco a las 8.23 de la mañana.
eMe: bueno, después voy

Más tarde...

eMe: a ver Pá.
Abuelito: yo no sé lo que le pasa...
eMe: dejame ver... Papi, vos programaste el despertador, la alarma, por eso suena a esa hora.
Abuelito: noooo, yo no hice nada, si no sé cómo se hace.
eMe: bueno, no impota, yo lo estoy leyendo!!!
Abuelito: bueno sacalo
eMe: ya lo saqué. Escuchame, por que corchos no leés el manual??? Sería más fácil par...
Abuelito: para qué quiero leer todo eso???
eMe: y... por lo pronto para aprender a NO hacer estar cosas y como SI hacer las que vos querés... (además de no llamarme a mí, claro...)
Abuelito: no, no hace falta. Si vos no podés lo llamo a H. (mi hermano menor, el santo de repuesto que tiene si yo no le doy bola o lo saco arando...)
eMe: bueno, pero haceme el favor de no hacer más lío... es fácil!!!
Abuelito: si yo no hice nada!!!

Lo tengo que mudar urgente.

martes, 14 de octubre de 2008

Abuelito vs. Nuevas tecnologías, primera entrega


Hace unos meses al Abuelito se le dio por ponerse mimoso, al extremo de “irse a dormir” a un hospital una noche (la crónica de esa noche tiene post alusivo pero creo que me falta valor para subirlo... aunque el nene coincidió en su momento que bien valía la pena contarlo...).

A raíz del revuelo que se armó decidimos con mi hermana que era hora que tuviera un celular nuevo porque como el de él no tenía chip (mamucha) no podía llamar a nadie y como él se asustó como loco, no dijo ni mú y aceptó el trato.

Ahí partí rauda a adquirir un aparatejo nuevo para el Abuelito. Pasemos directamente al sin fin de situaciones que me tocó vivir.

(Aclaro que varios acontecimientos pusieron a prueba mi paciencia, mi tolerancia y mi amor hacia el Abuelito. Si no lo ajusticié durante la semana posterior a la adquisición del celular nuevo, no lo ajusticio más).

1. Conociendo al aparato

eMe: Pá, te voy a comprar el celu nuevo, estás de acuerdo? Algo básico, sencillo de usar, pero con chip así podés llamarnos.
Abuelito: escuchame, no me vengas con algo raro porque no lo uso. Yo quiero algo simple, que suene y que pueda llamar
eMe: sí Pá
Abuelito: bueno, sí, sí, dale para adelante.

Llegué de lo más contenta con el aparato nuevo para el Abuelito, sencillo, solo para llamar y mandar sms (inocente de mí!!!) y procedí a darle una charla introductoria al mundo del celular, también conocido como teléfono móvil. Hasta la funda le compré!!!

eMe: bueno Pá, vení que te explico, es sencillo, yo ya le puse el chip, te programé tu nombre, etc.
Abuelito: ah pero este es muy nuevo, yo no sé cómo se usa.
eMe: no Pá, ni tapita tiene!!! Es igual pero con chip, cosa que vos no vas a tener ni que tocar ni nada. Vení que te digo.
Abuelito: bueno a ver, cómo se usa. Cómo llamo???
eMe: marcás número por número, después la tecla verde y listo.
Abuelito: cuál tecla?
eMe: la verde.
Abuelito: ésta?
eMe: no, esa es roja, la verde Pá.
Abuelito: ah, ésta?
eMe: sí, esa.
Abuelito: y por qué no me decís la verde y nos ahorramos tiempo!!!
eMe mentalmente 1, 2, 3, 4... tranquila... esto recién empieza...


2. Los misterios de la agenda mágica

Abuelito: bueno, poné los teléfonos de ustedes.
eMe: bueno, ya puse los míos, los de Lela, Ari, los nenes (mis hermanos menores), te cambié el color, la agenda, el ringtone y el colesterol!!! Algo más???
Abuelito: no, está bien así.
eMe: bueno, pero vení, porque tenés que aprender cómo agregar un teléfono
Abuelito: para qué??? Te pido a vos cualquier cosa...
eMe mentalmente "por eso mismo... buahhhhhhhhhhh!!!"

Al día siguiente:

Abuelito: escuchame, qué es ese número que me apareció?
eMe: a ver... es el código para consultar el crédito, se ve que lo guardaste en la agend...
Abuelito: no, no, yo no guardé nada... Si no sé cómo se hace...!!!
eMe: bueno Pá, pero acá está en la agenda, guardado, lo ves???
Abuelito: sí, lo veo, qué te pensás que soy gil???
eMe: no Pá, pero quién más usa ese celular???
Abuelito: nadie, quién lo va a usar???
eMe: bueno, entonces a no ser que vivas con un fantasma lo guardaste vos, sin siquiera darte cuenta.
Abuelito: y puede ser eso???
eMe: claro, mirá como puede ser!!!
Abuelito: bueno, borrame toda esa porquería!!!
eMe: ok Pá, pero vení y prestá atención!!!

Al día siguiente:

Abuelito: escuchame, hay que agregar mi teléfono acá
eMe: vos decís tu propio número???
Abuelito: sí, ponelo como XXX o ZZZ así cuando quiero saber qué número es o me lo piden lo busco.
eMe: bueno... a ver... sos ZZZ así que lo podés busc...
Abuelito: a ver... ZZZ???
eMe: sí...
Abuelito: bueno, pero pusiste mi número???
eMe: claro Pá...
Abuelito: bueno, muy bien.

No doy más... y faltan las siguientes entregas eh!!!

viernes, 10 de octubre de 2008

Uno en serio, otro no tanto...

Joss Stone & y Melissa Etheridge / Janis Joplin Tribute

Cry Baby / Piece of my heart

Creo que voy a hacer lugar y me voy a conseguir un perro que me baile como este :)


jueves, 9 de octubre de 2008

Asadito o Donación URGENTE???

Hace unos días terminé la mudanza de cajas desde la casa de mi vieja. Ella me guardaba algunas desde que volví del Pueblo infecto de Rosario.
Traje las últimas que quedaban de papeles y libros y me encontré con un problema. Un problema mayúsculo. Violeta mayúsculo diría mi Dragón personal FerPascual (que está en capilla porque no me contesta los mails).

Resulta que no tengo espacio. Simple y aterrador para alguien que no se desprende ni de un papelito de mierda como yo.

Las bibliotecas quedaron reventando y mi bronca estalló hacia López porque por su manía de afilarse las uñas en los lomos de los libros me deja inutilizables los últimos dos estantes de las mismas.

Siempre detesté las bibliotecas con los estantes completos de punta a punta porque los veo todos los días así en el laburo. En mi casa, me gusta alternar libros con fotos, etc., y ahora no puedo hacer eso y contemplo todos los días una sucursal de mi laburo en mi propia casa. Una desgracia.

Por este berretín de no desprenderme de NADA, me encontré con libros que llamarían la atención de cualquier persona. Libros que NADIE leería y mucho menos conservaría. Y como para ejemplo basta un botón, acá le dejo dos, para que entiendan que más allá del problema del espacio, tengo un problema “neuronal” por no poder desprenderme ni de estas basuras.

Ejemplo 1
Arias de la Canal, Fredo. Antología de la poesía cósmica canaria. México: Frente de Afirmación Hispánica, A. C., 1997. xxxiv, 204 p.
Ejemplo 2
Arias de la Canal, Fredo. Primera antología de la poesía homosexual. México: Frente de Afirmación Hispánica, A. C., 1997. xv, 299 p.

Ahora entienden??? El consuelo que me queda es que no pagué ni un centavo por ninguno de ellos, y el segundo tiene algunos autores que valen la pena.

Pensé en copiarles algunos ejemplos de tan eximia poesía, pero la verdad, no supe cuál elegir y al instante de ponerme a leer me dio una especie de ataque que me impidió seguir y tuve que hacerme cargo de una gran verdad: no tengo cura.

Por otro lado, y para compensar, encontré dos libros que, en mi humilde opinión, son verdaderas joyitas de mi biblioteca (obviamente, es imposible que aquí no prime mi gusto personal).

Joyita 1
Soriano, Osvaldo. El negro de París. Buenos Aires: Grupo Editorial Norma, c1996. (Colección Torre de papel), 51 p.
Esta edición ilustrada por Daniela Violi ya no se consigue y la que está a la venta está ilustrada por Rep.

Joyita 2
Bradbury, Ray. La niña que iluminó la noche. 15ª ed. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 2007. (Libros de la florcita). 32 p.


viernes, 3 de octubre de 2008

Ruidos molestos

El miércoles o jueves de la semana pasada me encontraba cómodamente instalada en mi super cuchona cuando me llamó la atención Chirola que estaba en el patio meta saltar como loco malo.

Me asomé pensando que había atrapado una vez más algo que volaba, pero no vi nada. Revisé, miré por acá y por allá. Nada de nada.

Él miraba fijamente a la pileta y yo también, pero era evidente que había algo que él veía y yo no. Volví a la cama pensando “este gato está cada día más loco” y seguí con mi lectura (La Torre Oscura 5, Lobos de Calla 2).

El sábado sumergida en la limpieza semanal salgo a buscar un balde que estaba colgado de las canillas de la pileta del patio y ahí descubrí la nueva “mascota” que había llamado la atención de Chirola hacía unos días.
eMe limpiando, como loca
Apenas saqué el balde me asusté y pensé “qué asco, un sapo!!!”. Enseguida reconsideré el asunto y me di cuenta de que las probabilidades de que un sapo haya llegado volando a la pileta de mi patio eran mínimas, por no decir inexistentes.

No, no era un sapo. Era un murciélago. Chiquitiiiiiiiiito, pero murciélago al fin.

acá está la tarjeta de presentación


Oh!!! Desesperación, corridas, puteadas, manotazos a los gatos para encerrarlos y los siguientes pensamientos:

“Si tiene rabia y muerde a los gatos, se mueren!”
“Llamo al abuelito para que lo saque!”
“Y si muerde al abuelito?”
“No, no llamo nada al abuelito a ver si lo muerde y el que se muere es el abuelito!”
“La llamo a Lela que me debe la de la babosa todavía”
“No, no llamo nada a Lela a ver si la muerde y la que se muere es ella.”
“Ok, lo dejo ahí”


Operativo encierro, todo el mundo adentro y todas las ventanas cerradas. La idea era dejarlo que se terminara de morir solito y abandonado en la pileta (el hijo de puta había estado varios días y seguía vivo!!!)

Mientras me ahogaba en mi departamento decidí contar lo que me estaba pasando y, sobre todo, vengarme de mi hermana por la forma en que yo la había rescatado ACÁ.

Mandé sms a 3 personas que decía: “tengo un murciélago en la pileta del patio!!!”

La persona 1 (mi hermana) me respondió: “Ni en pedo voy”. Muy turra, después de lo valiente que yo fui al enfrentarme a la super babosa peligrosa. “La próxima que se la mate Cadorna”, me consolé internamente.

La persona 2 dijo: “llamá a Defensa Civil. Ojo con los gatos”. Bueno, otra que pensó en la rabia, pero un poquito exagerada. Defensa Civil??? Por un murciélago medio muerto??? No, dejemos que se ocupen de las cosas verdaderamente importantes.

La persona 3 dijo: “uyyy, no te puedo ayudar, no sé qué comen los murciélagos”. Este me desorientó... Habrá pensado que lo tenía de mascota??? Cómo se le puede ocurrir eso???

Unas horas después llega un sms de mi dulce y poco solidaria hermanita que decía: “llamamos de Control Animal, todo bien por ahí???” Mala, encima me cargaba. Al rato, para cuando ya no daba más de calor, junté valor y salí. Escoba en mano me asomé despacio a la pileta.

Nada. O se estaba escondiendo o, felizmente, había decidido irse.

Ahora sí encaré para lo del Abuelito y entré desesperada al grito de “hay un murciélago rabioso en el patio con cara de malo pero chiquito que puede tener rabia y si me muerde me muero, o si muerde a los gatos se mueren o si te muerde a vos te morís vos!!!”

Después de mirarme durante 5 minutos con cara de “está es la hija que me tocó, por qué justo a mí” me dijo: “y por qué no me llamaste??? Lo reventábamos ahí nomás y listo.”

“Pero pá!!! Y si tenía rabia??? Y si te mordía??? Te morís!!!”

Mi pobre padre harto ya de mí dijo: “Pero te muerden si los molestás. Nosotros no lo íbamos a molestar, lo íbamos a hacer mierda!”

Ahí nomás tomó una luz y los dos procedimos a asomarnos por la famosa ventana desde la que él me grita comunitariamente. Nada. El muy turro se rajó sin despedirse.

Después dicen que las mascotas son agradecidas.